Blog Widget by LinkWithin Retazos de Amor: 2009

jueves, 31 de diciembre de 2009

Para el año nuevo ...

Un lindo mensaje en una publicidad...vale la pena...


martes, 29 de diciembre de 2009

FELIZ NUEVO AÑO A TODOS NUESTROS AMIGOS


Deseo de todo el corazón a todos nuestros amigos de RETAZOS DE AMOR, ( no voy a nombrarlos para no olvidarme de nadie), pero son muchos gracias a Dios, un 2010 lleno de amor, paz y salud...
Muchas gracias por todo el amor que nos dieron y que fueron transformados en grandes RETACITOS DE AMOR y fueron distribuidos a todas las personas que necesitavan.Muchos ajuares fueron entregues, muchas ropas, muchos alimentos y principalmente mucho amor, muchisimas gracias a todos...espero que en 2010 sigamos trabajando juntos...
un enorme abrazo a todos....
Neusa
****************************************************************************
----les dejo una hermosa reflexion de Frei Betto sobre el nuevo año...

Haz nuevo tu año


"En este año nuevo hazte nuevo, reduce tu ansiedad, cultiva flores en la esquina de tu alma, riega de ternura tus sentimientos más profundos, imprime a tus pasos el ritmo de las tortugas y la levedad de las garzas.

No te mires en los otros; la envidia es un cáncer que mina la autoestima, fomenta la agitación y abre, en medio del corazón, el agujero en el que se precipita el mismo envidioso.

Mírate en ti mismo, asume tus talentos, cree en tu creatividad, abraza con amor tu singularidad. Evita, sin embargo, una mirada narcisista. Sé solidario; al extender hacia los demás tus manos estarás oxigenando tu propia vida. No te conviertas en rehén de tu egoísmo.

Cuídate de la lengua. No profieras difamaciones ni injurias: El odio destruye a quien odia, no al odiado. Cambia la maledicencia por la benevolencia. Comprométete a expresar al menos cinco elogios por día; tu salud espiritual lo agradecerá.

No desperdicies tu existencia hipnotizado por la televisión o navegando alocadamente por internet, náufrago en el remolino de imágenes e informaciones que no consigues transformar en síntesis racional. No dejes que la espectacularidad de los medios anule tu capacidad de soñar y te transforme en consumista compulsivo. La publicidad sugiere felicidad y sin embargo no ofrece más que placeres momentáneos.

Centra tu vida en bienes infinitos, nunca en los finitos. Lee mucho, reflexiona, atrévete a buscar el silencio en este mundo ruidoso. Allí te encontrarás a ti mismo y, con seguridad, a Otro que vive en ti y que casi nunca es escuchado.

Cuida tu salud, pero sin la obsesión de los anoréxicos ni la compulsión de quienes devoran alimentos con los ojos. Camina, practica ejercicios aeróbicos, sin descuidar acariciar tus arrugas, y no temas a las señales del tiempo en tu cuerpo. Frecuenta también una escuela de ejercitar el espíritu. Y ponle cremas revitalizadoras de la generosidad y de la compasión.

No le des importancia a lo fugaz, ni confundas lo urgente con lo prioritario. No te dejes arrastrar por las modas. Haz como Sócrates: observa cuántas cosas se ofrecen en los mercados que tú no necesitas para ser feliz. Jamás dejes pasar un día sin un momento de oración. Si no tienes fe, sumérgete en tu vida interior, aunque sólo sea durante cinco minutos.

No te dejes desilusionar por el mundo que te rodea. Así lo hicieron personas semejantes a nosotros. Has de saber que estás llamado a transformarlo. Si te causa fastidio la política, recibirás la gratitud de los políticos que la corrompen. Si eres indiferente, te lo agradecerán los que se apegan a ella. Si reaccionas y actúas, te podrán temer, pero la democracia se hará más participativa.

En el 2010 celebraremos el 62º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Practícala en tu casa, con tus hijos y tu compañero(a). No trates a tu empleada como a una semiesclava. Remunérala con un salario digno y permítele que pueda mejorar la calidad de su vida.

Arranca de tu mente todos los prejuicios y de tus actitudes todas las discriminaciones. Sé tolerante, ponte en el lugar del otro. Todo ser humano es el centro del universo y es morada viva de Dios. Antes pregúntate a ti mismo por qué provocas en alguien antipatía, rechazo o disgusto. Revístete de alegría y serenidad. La vida es breve y de antemano sabemos que vamos a morir.

Haz algo para preservar el medio ambiente, para sanear el aire y el agua, para reducir el calentamiento global. No uses material no biodegradable. Trata la naturaleza como lo que ella es de hecho: tu madre. De ella viniste y a ella volverás; vives del beso que te da continuamente en la boca: ella te nutre de oxígeno y de alimentos.

Reserva un espacio en tu jornada para conectarte con el Trascendente. Deja que Dios acampe en tu subjetividad. Aprende a cerrar los ojos para ver mejor."

¡Feliz 2010!

"Estar en paz consigo mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás."

Fray Luis De León

miércoles, 23 de diciembre de 2009

DECILE NO A LA PIROTECNIA.

FOLLETOS REALIZADO POR DANIELA PESCIO

Hacer renacer la Navidad


"En esta Navidad no quiero ese pavoroso intercambio de productos entre manos que no se abren en solidaridad, con pasión y cariño sin vergüenza. Quiero al Niño libre en lo más íntimo de mí mismo, sembrando ternura en todos los espacios en que las piedras sofocan a las flores.

En esta Navidad no me interesan las oscilaciones de los índices financieros, ni las promesas viciadas de los políticos, ni las tarjetas postales impresas a granel, llenas de colorido y carentes de originalidad. Quiero las evocaciones más tiernas: el olor del café colado en la mañana por mi abuela, el sonido de la campana de la iglesia, el radio Philco pregonando el jabón Eucalol mientras mi padre me miraba saltar por el patio.

No quiero las amarguras familiares que se guardan como polvo en los dobleces del alma, ni las envidias que me alienan de mí mismo, ni las ambiciones que me vuelven triste como las gallinas, que tienen alas y no vuelan. Quiero las rodillas dobladas en el atrio de la iglesia, la cabeza inclinada ante el Trascendente, la perplejidad de José ante la preñez imprevista de María.

En esta Navidad no viajaré lejos de mí mismo, en búsqueda de una tierra en la que me sienta extranjero, hablando un idioma cuyo significado se me escapa. Bucearé en lo más profundo de mi subjetividad, allí donde las palabras enmudecen y la voz de Dios se deja oír como llamado y desafío. En esta Navidad no me saturaré de castañas y nueces, panetones y carnes rojas. Ni dejaré que lo que me resta de sensatez resbale por el cuello de una bebida destilada. Pondré sobre la mesa a Dios convertido en pan e invitaré a la fiesta a los hambrientos de bienaventuranzas.

Es insoportable la avalancha desencadenada por las fiestas de fin de año. El consumo compulsivo de productos, el apetito compulsivo de comilonas, la máscara de la alegría dibujada en el rostro para encubrir el bolsillo vacío, la afluencia a los espacios de jolgorio, las carreteras atascadas, las filas interminables en los supermercados, las campanas de papel envueltas en cintas rojas de los centros comerciales, e incluso esa musiquita pícara, todo eso satura el espíritu.

¿Será ese anticlima un castigo divino a nuestra reverencia pagana a la figura de Papá Noel?

Navidad es poco a derechas y mucho al revés. En pleno trópico, nuestro mimetismo recubre de nieve de algodón el árbol de lucecitas intermitentes. Y devoramos castañas, nueces, avellanas y almendras, cuando la salud pide legumbres y ensaladas.

Ya que el espíritu arde de sed de aquella Agua Viva del pozo de Jacob (Juan 4), se ahoga el cuerpo en alcohol y gorduras. La gula de Dios busca en vano saciarse en el hecho de hartarse en la mesa.

Tal vez sea en Navidad cuando se notan más nuestras carencias. Damos regalos sin darnos, recibimos sin acoger, saludamos sin perdonar, abrazamos sin afecto, damos a la mercancía un valor que no siempre reconocemos en las personas. En lo profundo de nosotros mismos estamos inclinados a la simplicidad del pesebre, el malestar procede del hecho de que nos sentimos más cercanos a los salones de Herodes.

Cambiemos nosotros y la Navidad. ¡Abajo Papá Noel! ¡Viva el Niño Jesús! En lugar de regalos presencia –junto a la familia, a los que sufren, a los enfermos, a los seropositivos, a los presos, a las familias de las víctimas de crímenes, a los niños de la calle, a los drogodependientes, a los deficientes físicos y mentales, a los excluidos.

Hagamos de la cena cesta para quien tiene hambre, y del abrazo un lazo de solidaridad con quien clama por justicia. Instalemos el pesebre en nuestro propio corazón y dejemos germinar a Aquel que se hizo pan y vino para que todos tengan vida en abundancia y alegría. Dejemos a un lado el árbol muerto recubierto de lentejuelas y plantemos en el fondo del alma una oración que sacie nuestra hambre de transcendencia. Dejémonos preñar, como María, por el Espíritu de Dios. Entonces algo misteriosamente nuevo tendrá que nacer en nuestras vidas.
"
Por: Frei Betto.

Traducción de José Luis Burguet.

sábado, 19 de diciembre de 2009

POSTAL NAVIDEÑA



Otra de Frei Betto

"Feliz Navidad a quien no planta cuervos en las ventanas del alma, ni llena el corazón de cicuta, y se atreve a salir por las calles a transpirar buenhumor.

Feliz Navidad a quien cultiva nidos de pájaros en el alero de la utopía y colecciona en el alma las acuarelas del arcoiris. Y a todos los que transitan por las vías interiores sin temer las curvas abismales de la oración.

Feliz Navidad a los que reverencian el silencio como materia prima del amor y arrancan de las cuerdas del dolor melódicas esperanzas. También a los que se acuestan en lechos de hortensias y bordan, con los delicados hilos de los sentimientos, alfombras de ternura.

Feliz Navidad a los que llevan a cuestas aljabas repletas de relámpagos, aspiran el perfume de la rosa de los vientos y llevan en el pecho la nostalgia del futuro. También a los que siembran indignaciones, se sumergen todas las mañanas en las fuentes de la verdad y, en el laberinto de la vida, identifican la puerta que los sentidos no ven y la razón no alcanza.

Feliz Navidad a todos los que danzan acompasados por sus propios sueños y nunca dicen sí a las artimañas del deseo. A los que ignoran el alfabeto de la venganza y nunca pisan la trampa del desamor, pues saben que el odio destruye primero a quien odia.

Feliz Navidad a quien despierta cada mañana la criatura adormecida dentro y, hecho niño, sale por las esquinas rompiendo convencionalismos que sólo obligan a quien carece de convicciones. Y a los artífices de la alegría que, al calor de la duda, dan cuerda a la manivela de la fe.

Feliz Navidad a quien recoge fragmentos de penas por las calles a fin de tirarlos a la basura del olvido y guardan recatados sus ojos en el lugar recoleto de la sobriedad. A quien se guarece en habitaciones secretas para reaprender a gustar de sí mismo y, ante el espejo, se descubre hermoso en la cara del prójimo.

Feliz Navidad a todos los que saltan a la comba con la línea del horizonte y ríen a costa de quienes pregonan el fin de la historia. Y a quienes suprimen la letra erre del verbo armar, negándose a ser rehenes del pesimismo.

Feliz Navidad a los que hacen del estiércol abono de su vivero de lirios. Y también a los poetas sin poemas, a los músicos sin melodías, a los pintores sin colores y a los escritores sin palabr as. Y a todos los que nunca encontraron a la persona a quien declarar todo el amor que los fecunda en inefable gravidez.

Feliz Navidad a los ebrios de trascendencia y a los hijos de la misericordia que duermen cubiertos por la compasión. Y a cuantos contemplan ociosos el atardecer, observando cómo el Niño entra en la boca de la noche montado en su monociclo solar.

Feliz Navidad a quien no se deja seducir por el perfume de las alturas, ni escala las cumbres en que los buitres rompen huevos. Y a todos los que desmontan los techos de la ambición y edifican sus casas en torno a la cocina.

Feliz Navidad a quien, en el lecho nupcial, promueve una impu dorosa liturgia eucarística, transustanciando el cuerpo en copa llena del vino embriagador de la pérdida de sí en el otro. Y a quien corrige el equívoco del poeta que sabe que el amor no es eterno porque dura, sino que dura en cuanto es tierno.

Feliz Navidad a los que reparten a Dios en rebanadas de pan y convocan a los hambrientos a la mesa hecha con las tablas de la justicia y cubierta con el mantel bordado de complicidades.

Feliz Navidad a los que secan lágrimas en el consuelo de la fe y plantan en el suelo de la vida las semillas del porvenir. Y a los que crían caballitos de mar en acuarios de misterio y conocen la geometría de la cuadratura del círculo.

Feliz Navidad a quien se emborracha de chocolate en la orgía pascual de la lucidez crítica y no tiene recelo de pronunciar palabras donde la mentira cose bocas y enjaula conciencias. Y a todos los que, con el rostro lavado de los maquillajes de Narciso, doblan las rodillas ante la dignidad de los carboneros.

Feliz Navidad a todos los que saben volar sin exhibir las alas y abren caminos con sus propios pasos, embriagados por l os ecos de profundas nostalgias. Y a los que descifran enigmas sin revelar confidencias y, desnudos, abrazan epifanías bajo cascadas de magnolias.

Feliz Navidad a los que saborean buenas nuevas en los bosques en que brotan ángeles barrocos y zambullen sus gorduras dejando los cabellos blancos flotar sobre la saciedad de años bien vividos. Y a todos cuantos dan oídos a la sinfonía cósmica y, en los salones de la Vía Láctea, bailan con los astros al ritmo de incertidumbres siderales.

Feliz Navidad también a los infelices, a los tibios y a los pusilánimes, a los que dejan escurrir la vida por lo ralo de la mezquindad y, al calor de sus apegos, notan que sus días se evaporan como el orbayo calentado por el amanecer del verano. Quiera Dios que renazcan con el Niño que se acurruca en corazones diseñados en forma de pesebres....."

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

" La cosa más importante no es lo que decimos nosotros, sino lo que dios nos dice a nosotros. Jesús está siempre allí, esperándonos. En el silencio nosotros escuchamos su voz."

Madre Teresa De Calcuta

Decretos de Navidad...




Por Frei Betto

"Queda decretado que en esta Navidad, en vez de dar regalos, nos haremos presentes junto a los hambrientos, los necesitados y los excluidos. Papá Noel será colgado, como Judas, y, selladas las chimeneas, abriremos corazones y puertas a la llegada salvífica del Niño Jesús.

Por traerles a muchos, más dolores que alegrías... Queda decretado que Navidad no nos trasvestirá en lo que no somos: en este verano tórrido arrancaremos del árbol de Navidad todos los algodones de falsas nieves; cambiaremos las nueces y las castañas por frutas tropicales; los renos y trineos por carrozas repletas de alimentos no perecederos; y si sobrara por ahí algún Papá Noel, que aparezca en bermudas y sandalias.


Queda decretado que los niños, en vez de juguetes y pelotas, pedirán bendiciones y gracias, abriendo sus corazones para destinar a los pobres todo lo superfluo que llena los armarios y las gavetas (cajones). Lo que le sobra a uno es la necesidad de otro, y quien reparte bienes comparte a Dios.

Queda decretado que, al menos un día, desenchufaremos toda la parafernalia electrónica, incluido el teléfono, y, recogidos en soledad, haremos un viaje al interior de nuestro espíritu, allí donde habita Aquel que, distinto de nosotros, da fundamento a nuestra verdadera identidad. Entregados a la meditación, cerraremos los ojos para ver mejor.

Queda decretado que, alejando los pudores, las familias harán al menos un momento de oración, leerán un texto bíblico, agradecerán al Padre de Amor el don de la vida, las alegrías del año que termina e incluso los dolores que exacerban la emoción sin que se pueda entender con la razón. Transitoria, la vida es un río que sabe ir al mar como destino, pero que no conoce cuántos meandros, cascadas y piedras habrá de encontrar en su transcurso.

Queda decretado que arrancaremos la espada de la mano de Herodes y ningún niño será condenado ya al trabajo precoz, violado, golpeado o amenazado. Todos tendrán derecho a la ternura y a la alegría, a la salud y a la escuela, al pan y a la paz, al sueño y a la belleza.

Queda decretado que, en los lugares de trabajo, las fiestas de fin de año costarán el doble, para poder dar canastas básicas a las familias necesitadas. Y se tendrá como pecado grave abrir una bebida de valor superior al salario mensual del empleado que la sirve.

Como Dios no tiene religión... Queda decretado que ningún fiel considerará la suya como más perfecta que la del otro, ni permitirá rastrear su lengua, cual serpiente venenosa, por los caminos de la injuria y de la perfidia. El Niño del pesebre vino para todos, indistintamente, y no se puede rezar el Padrenuestro si el pan no se vuelve nuestro sino que queda como privilegio de una minoría satisfecha.

Queda decretado que toda dieta se revertirá en beneficio del plato vacío de quien tiene hambre, y que nadie dará al otro un regalo envuelto o escondido en oscuras intenciones. El tiempo empleado en hacer lazos será muy inferior al dedicado a dar abrazos.

Queda decretado que las mesas de Navidad estarán cubiertas de afecto y, dispuestos a renacer con el Niño, trataremos de sepultar iras y envidias, amarguras y ambiciones desmedidas, para que nuestro corazón sea acogedor como el pesebre de Belén.

Queda decretado que, al igual que los reyes magos, todos daremos un voto de confianza a la estrella para que ella conduzca este país hacia días mejores. No buscaremos nuestro propio interés sino el de la mayoría, sobre todo de los que, a semejanza de José y María, fueron excluidos de la ciudad y, como una familia sin tierra, obligados a ocupar un predio, en el que brilló la esperanza."

lunes, 14 de diciembre de 2009

¿Qué es eso? Un cortometraje sobre el amor y la gratitud a través de la pregunta y la respuesta

El escenario es común, la escena es natural. En un banco del jardín de la casa están sentados un anciano y un joven.

El joven lee el periódico, atento. El anciano parece inmerso en algo indefinible.

Entonces, un pequeño pájaro posa en un arbusto cercano y canta. El hombre parece despertar e indaga:

¿Qué es aquello? - apuntando con el dedo en la dirección de la pequeña ave.

El joven levanta los ojos y dice secamente: Es un gorrión.

El pajarito salta de un ramo a otro y la pregunta se repite: ¿Qué es aquello?

La respuesta ahora no es solo seca, pero denota también contrariedad: ¡Ya te he dicho, es un gorrión!

El pájaro vuela del arbusto hacia el árbol continuando su danza matinal.

¿Qué es aquello? - suena de nuevo.

Ahora el joven irritado casi grita: ¡Es un gorrión!

El ave contenta sigue su bailado. Alza vuelo y parece desaparecer. Pasados pocos segundos retorna al suelo picoteando aquí, saltando más allá.

El hombre pasa las manos por los ojos como si desease arreglar la visión empañada y con curiosidad natural pregunta:

¿Qué es aquello?

El hijo contesta a los gritos: ¡Es un gorrión! Ya te he dicho: es un gorrión.

Y deletrea gritando: g - o - r - r - i - ó - n. ¿No entiendes?

El hombre se levanta, sube la escalera y se adentra a la casa, lento y decidido. Poco después, vuelve con un viejo cuaderno en las manos.

La tapa es bonita, denotando que fue guardado con cuidado como si guardan preciosidades.

Lo abre, busca algo, después lo entrega al joven, aún inquieto y rabioso.

¡Lee! - él pide. Y acrecienta: ¡En voz alta!

Sorprendido el joven lee pausadamente y con creciente emoción: Hoy mi hijo benjamín, que hace unos días completó tres años, estaba sentado conmigo en el parque, cuando un gorrión posó delante de nosotros.

Mi hijo me preguntó veinte y una veces que era aquello y yo le contesté todas las veinte y una veces que era un gorrión.

Lo abracé todas las veces que él repetía la pregunta, vez a vez, sin enojarme, sintiendo el afecto a mi inocente niño.

Entonces, el hijo mira al padre. Hay culpa y dolor en su alma.

Lo abraza lagrimoso, le besa el rostro enmarcado por la barba aún por hacer.

Lo estrecha, trayéndolo hacia sí. Y así se quedan: un corazón oyendo otro corazón.

* * *

Escenas como esa ocurren todos los días, en millares de hogares en todo el mundo.

Nuestros ancianos que conviven con el Alzheimer, demencia senil u otras problemáticas, indagan, preguntan, cuestionan.

La memoria reciente les falta. Sumergidos en retablos de recuerdos del pasado, no entienden porque reciben gritos como respuesta.

¡Pensemos en eso! Y si las lágrimas humedecen nuestros ojos, no tengamos vergüenza de abrazar con amor a nuestro viejo padre, nuestra madre, abuela, abuelo, madrina, tía... Ahora.

Fuente-Redacción del Momento Espírita con base en el cortometraje ¿que es eso?, de Constantin Pilavios, de la Movie Teller Films y video- http://www.familialzheimer.org/prensa/articulos/ver/4694


"Envejecer es como escalar una gran montaña; mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena. "

Ingrid Bergman


domingo, 13 de diciembre de 2009

¿Para qué educamos a nuestros hijos?



"Estos días en que vivimos sin duda alguna son competitivos.
La sociedad, el mercado de trabajo, las necesidades personales crecen y se tornan más complejas. La informática que hace poco no existía interconecta o aísla aquellos que no la utilizan adecuadamente.
Los cursos de lenguas extranjeras, las post-graduaciones interminables, los estudios, las escuelas, todo en nombre de la competencia.
Así, lo que ayer era suficiente para educar, hoy parece poco.
Con la pretensión de ofrecer a nuestros hijos los instrumentos suficientes para enfrentar el voraz monstruo de la competencia, buscamos todos los medios a que ellos sean los mejores, sean los primeros, sean en fin aquellos que aprendieron a competir.
Para eso, no restringimos los esfuerzos en las horas interminables de los cursos, de los deportes, del refuerzo escolar, de las clases, comprando las herramientas para que trabajen, para que sean competentes.
Finalmente, ya te has preguntado ¿para qué educamos a nuestros hijos? ¿Qué armas y qué combates deseamos que ellos estén preparados para enfrentar?
Si nos preguntan qué necesita el mundo, qué falta en nuestra sociedad, de pronto enumeramos las virtudes ausentes en nuestra alma: honestidad, respeto al prójimo, compasión, solidaridad.
En definitiva ¿quién de nosotros no anhelaría un mundo lleno de todo eso?
Pues bien, ese es el mundo que deseamos. Y ciertamente es el mundo que ambicionamos para nuestros hijos. Pero ¿estarán ellos preparados para ese mundo?
¿Será que nuestros hijos poseen recursos en el alma para vivir en un mundo de tolerancia, compasión, solidaridad? ¿En qué medida nuestros hijos están preparados para ese mundo?
¿Será que en la educación de nuestros pequeños hay espacio para las lecciones de tolerancia?
El niño, el joven que no experimenta la lección de la convivencia con las diferencias, percibiendo que somos distintos solo por el lado de afuera, pero que por dentro todos somos hijos de Dios, jamás sabrá el significado de la tolerancia.
¿Y la compasión? ¿Ya estudiamos esa disciplina en la escuela del corazón, que nuestro hijo también cursa aquí en la Tierra?
Ningún niño o joven tendrá idea de cuán suave se queda el alma en el placer de minimizar el dolor y la dificultad ajena, si nunca le ofrecen oportunidad de hacerlo.
Solidaridad. ¿Ya se habló de eso en la escuela del hogar? En un mundo donde las desigualdades florecen en todas partes, ¿ya nos detuvimos para enseñar a nuestros amores la necesidad de extender la mano para ayudar a minimizar la miseria ajena, sea del cuerpo o del alma?
No podemos olvidarnos que la primera escuela de la vida es el hogar, y es en él que las lecciones que anhelamos para el mundo deben ser aprendidas.
De nada vale que deseemos un mundo sin violencia, si no enseñamos la cordura y la mansedumbre a nuestros hijos.
En esos días desafiadores, en que las personas pierden las referencias de valores, en que las lecciones del alma se perdieron en el afán de educar la mente, buscando tan sólo ser competitivos, es en el hogar que debemos cultivar los valores nobles que fortalecen el alma para enfrentar las dificultades de la vida.
No más la preocupación de aprender a ser competitivos, sino de entender que ser colaboradores es la lección que la vida nos ofrece como el mejor aprendizaje.
Al final, la mayor oportunidad que la vida nos ofrece, mientras estamos aquí, es fundamentalmente que aprendamos a conjugar en la práctica vivencial un único verbo: amar."
Redacción del Momento Espírita.


"La paz y la armonía constituyen la mayor riqueza de la familia." Benjamin Franklin

jueves, 10 de diciembre de 2009

NO A LA EXPLOTACIÓN SEXUAL DE MUJERES, ADOLESCENTES Y NIÑAS


Nuestros amigos del blog http://liniersasinotequeremos.blogspot.com hacen una convocatória muy importante para que se cumpla la ley: Cierre a los prostibulos en CABA.No a la explotacion sexual de mujeres,adolescentes y niñas.
NO ""QUEDAN TODOS CONVOCADOS PARA PARTICIPAR EN ESTA LUCHA SIN DISTINCION DE NINGUN TIPO, SEAN ORGANIZACIONES, WEBS, BLOGS, EMPRESAS, PROFESIONALES Y PARTICULARES. TODOS SON NECESARIOS PARA TERMINAR CON ESTA PROBLEMATICA.
MUCHAS GRACIAS.
mas informacion en:

"Donde existe la esclavitud, es negada la dignidad humana, y avergüenza a todos los que dicen ser misericordiosos o comprometidos con los débiles y vulnerables del mundo. Los derechos humanos no son otra cosa sino la insistencia en la erradicación de la esclavitud y de la coerción en todos los aspectos de la vida. Pero aún así, en el umbral del nuevo milenio, seguimos encontrando formas viejas, y lamentablemente, nuevas de esclavitud. Miles de personas de todo el mundo viven y mueren como esclavos en una forma u otra."

Kofi Annan

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Regalitos para quinceañeras...






Estos son los regalos para las quinceañeras del cumple del Hospital del Niño, son cositas artesanales...Algunas tejidas, otras recicladas...Gracias a Paula por las lanas, a Gise por las latas y a tambiem muchas gracias a Adriana...

"El amor es para el niño como el sol para las flores; no le basta pan: necesita caricias para ser bueno y ser fuerte."
Enviar frase

martes, 8 de diciembre de 2009

"TE INVITO A TU CUMPLEAÑOS"


El 12 de diciembre de 2009 a las 10 horas de la mañana en el hospital del Niño de San Justo se festejará el cumple de los chicos que se atienden en dicho hospital (todos con patologías crónicas). Es una propuesta de Sandra García (asistente Social del hospital), que con mucho éxito se lleva a cabo tres veces al año; hay mucha diversión, regalitos, comida y principalmente mucho amor entre todos los que participan...

Gracias Sandra por tu bondad...

Quien tenga ganas de participar, concurrir directamente al hospital en ese día...no se va a arrepentir...

"Carpe Diem (aprovecha el día presente). Palabras que nos recuerdan que la vida es corta y debemos apresurarnos a gozar de ella."
Enviar frase